Temas
Login
Main Menu


Cultura :
on 12/9/2003 14:05:21 (7798 Lecturas)



La trutruka


La trutruka es una trompeta natural longitudinal. Su embocadura habitual es
la que se logra con un corte oblicuo del tubo sonoro, aunque en algunos ejemplos
este corte se realiza en forma transversal. Para su construcción se selecciona
una caña colihue (de unos 2,5 metros de largo), se le sacan las ramificaciones
y se la deja secar. Cuando empieza a perder el color natural, se la corta longitudinalmente,
sacándole los nudos. Luego se juntan las dos mitades, se le efectúan
fuertes ataduras, y se cubre embutiendo la caña en un intestino fresco
de caballo, vaca u oveja. Al secarse la tripa queda el tubo hermético.
Se emplea este instrumento principalmente en el nguillatún. Una rara
variedad de trutruka la constituye el llamado lolkín, nolkín,
troltro o troltroclarín, simple tallo de quila o de cardón costero,
sin pabellón, de no más de un metro de longitud. También
apare­cen la pichitrutruka (en los comercios de regionales. Es un instrumento
exclusiva­mente masculino, y al ejecutante se lo denomina trutrukatufe.
La ejecución de la trutruka tiene su lugar específica durante
la rogativa. Básicamente acompaña las danzas mixtas. Pero existen
otros momentos donde se emplea este instrumento: a) mientras se realiza la pintura
ritual de los caballos de los piwichén; b) dando marco instrumental,
junto al cultrún y/o pifilka en el ellentún (canto del amanecer);
c) mientras cada cuadrilla de bailarines se apronta para el choikepurrún;
d) durante las innovaciones o arengas del jefe del grupo. Hoy en día
es suficiente una sola trutruka, que suena con otros instrumentos como el kultrún,
la pifilka; y las kaskawillas. Los toques de trutruka obedecen a la improvisación
y nunca se repiten en forma idéntica, aunque están ajustados a
esquemas que hacen posible determinar - aún oyéndolos fuera del
contexto - a qué parte de la ceremonia corresponden. El ejecutante se
esmera en tocar "lo más fuerte posible", para que el sonido
llegue a los oídos de Nguenechén. Las posibilidades musicales
del instrumento giran en torno a la tritonia, aunque eximios ejecutantes logran
una gama más amplia. La variedad de sonidos se logra con la diferente
presión del soplo.


El kinkülkawe


El kinkülkawe es el arco musical que tuvo vigencia entre los Mapuches
y los tehuelches (y entre los chaquenses en el norte argentino]. Se lo denomina
arco musical monoheterocorde sin resonador. Se puede construir con huesos (generalmente
costillas) o bien de madera, y de crines de caballo (antiguamente de pelo de
mujeres). Se trata, entonces, de dos arcos monocordes: indistintamente, uno
es el portacuerda propiamente dicho y el otro el arco de frotación. Ambas
piezas van entrelazadas, de modo que no pueden ser separadas sin destruir el
instrumento. Se presume que es un instrumento prehispánico, y como tal
único cordófono de las culturas Mapuches, conociendo los tehuelches
el koólo, nombre que le pusieron al arco musical.


El kullkull


El kullkull es una trompeta natural, tubular, sin boquilla. El instrumento
está constituido por una pieza única: un asta vacuna, generalmente
de buey. Puede ser vertical o travesera. Para obtener la variedad vertical sencillamente
se secciona su extremo puntiagudo. La distancia del corte a la punta del cuerno
varía según el grosor de la capa córnea - a mayor grosor
es necesario eliminar un trozo mayor de punta, ya que lo que se busca es obtener
un tubo. En la variedad travesera lo habitual es que el extremo se conserve
en su estado natural, aunque a veces se corta una pequeña sección
de su parte maciza - y se practica un orificio ovalado en la parte cóncava
del instrumento. Su nombre más generalizado es kullkull, pero aparece
también en Río Negro con la voz "mata waká" (cuerno
de vaca). Se lo utilizaba casi exclusivamente para producir el weichán
güennel (señal de guerra), lo que trajo como consecuencia su virtual
desaparición una vez terminadas las hostilidades entre blancos y Mapuches.
Esporádicamente aparece en algunas rogativas.


La Kiná


La Kiná consta de un tubo sonoro que se obtiene generalmente de un trozo
de pinaka (cicuta), aunque también puede utilizarse el hinojo, la cortadera,
o el cardón costero [llamado por los Mapuches cháhual].Tenía
vigencia entre los Mapuches y los tehuelches. El largo es aproximadamente de
28 centímetros, y el diámetro puede alcanzar hasta los 3 centímetros.
El talle se corta dejando uno de sus extremos cerrados por un "nudo",
que en el otro extremo se elimina. Un trozo de alambre sirve para extraer la
esponjosa pulpa de la cicuta, el hinojo o el cardo. Para perforar los tabiques
de caña, en cambio, se utiliza un hierro candente, elemento con el que
también se perforan los orificios de embocadura y digitación.
El primero se practica a unos 6 centímetros del extremo proximal y el
resto se distribuye sin orden aparente en la mitad del instrumento. Es una flauta
traversa, aerófono sin canal de insuflación. También se
la denomina ñorkín. Es de notar que estos nombres Mapuches son
de los vegetales de los que está hecho el instrumento. En Chile se la
denominó pinkulwe (semejante al pinkullo norteño). La más
difundida tiene cuatro agujeros, destapándose gradualmente produce una
escala pentafónica. Aumentando levemente la presión del soplo,
cada nota puede elevarse hasta un semitono. A pesar de no quedar información
de la ejecución, llama la atención el hecho de tener cuatro agujeros,
el número sagrado entre los Mapuches, y por lo tanto posiblemente tuvo
alguna ingerencia en la música ritual.


El piloilo


El piloilo tiene el aspecto de una flauta de pan de tubos cerrados, construida
por una sola pieza, consistente de una tabla de madera, preferentemente de alerce
o lenga, tallada con formón y cuchillo. En la actualidad su forma más
común es de paralelepípedo plano. Sobre la base superior se practica,
con un punzón candente, un número variable de perforaciones -
comúnmente cinco - de diferente profundidad, cuidando que ninguna de
ellas bandee (atraviese) la pieza por completo. En la base inferior - habitualmente
cerca de un vértice y con menor frecuencia en su punto medio - se ha
tallado antes un pequeño apéndice perforado. Por esa perforación
se hace pasar un cordel con dos cabos dobles del cual puede suspenderse el instrumento.
Sus dimensiones no suelen superar hoy los quince centímetros de largo
por siete de ancho y dos de espesor. También se lo suele denominar pololai
y pilolai. Guevara (1908) lo menciona como pincuihue, mientras que el diccionario
de Rosas como Pitacahue [una tablilla de muchos agujeros con que chiflan en
sus bebidas], con la aclaración adicional de que pitucán significa
"chiflar así". Aunque aquí resulta sugerente la similitud
de esta voz con la española "pito", no se nos escapa que pitún
significa en mapuche la acción de repetir o multiplicar, lo que puede
estar aludiendo tanto a su característica de poseer más de una
perforación como a su modo de ejecución. Acústicamente,
aunque sea obra del mismo artesano, no coincide con otro en sus intervalos.
Los tubos no se disponen de mayor a menor, ni en ningún otro orden. Podría
ser una pifilka múltiple, y como tal emplearse en el nguillatún.


Otros instrumentos


a) Palquín: es un instrumento de eco débil producido por aspiración
en boquilla y pabellón de resonancia de cuerno o embudo hecho de hoja
de árbol.


b) Pitacahue: silbato de sonido penetrante.


c) Caquelcultrún: era un tambor, hecho de tronco ahuecado que se tocaba
de ambos lados, pues tenía dos membranas.


d) Huada, wada, waza: calabaza con semillas secas y piedritas que se introducían
en su interior.


e) Chunan: era una sarta de caracoles unidos que, al agitarse, con ambas manos,
producían sonidos muy variados.


f) Cadacada: eran moluscos grandes que se frotaban en sus bordes produciendo
sonidos.


Música Tehuelche


Tal vez el historiador que más nos ha dejado sobre la música
de los tehuelches haya sido Musters, quien en su libro "Vida entre los
Patagones", editado en inglés en Londres en 1871, cuenta sobre ciertos
instrumentos musicales. Tal es el caso de aple, el tambor de un solo parche
y del kóolo, el arco musical.


Ritos Tehuelches

Corrida del Walicho


Este dato corresponde a los tehuelches septentrionales: “Ante un enfermo
que está en peligro, se arman todos los parientes de él con todas
las armas a cuesta que tienen, montados en los mejores caballos, llenos de cascabeles,
cuentas y cascajos que hacen ruido, prorrumpen en gritería y cargas.”


Versión imprimible Enviar a un amigo Crea un documento PDF con la noticia



  • [24/7/2009] - Concluye el traslado del ...
    La mudanza llega a su...
  • [30/3/2009] -
    Especialistas del...
  • [5/12/2008] Agenda - Luz de fuego. Muestra del...
    5 y 6 de diciembre a las...
  • [14/9/2007] Agenda -
    El sábado 15 de...
  • [14/11/2006] Universidades -
    Científicos de la UNL...
  • [11/10/2006] Cultura - Voces y Miradas para repe...
    En conmemoración del 12...
  • [27/6/2004] -
    Diputados provinciales...
  • [18/3/2004] -
    El intendente, Martín...
  • [1/8/2003] Salud -
    Un tratamiento ideado por...
  • [6/2/2003] Cursos, Talleres y Congresos -
    Se realizarán...



License Information | Privacy Policy | Faq | Contactos


Copyright © 2003 by santafeciudad.com  |  Powered by XOOPS 2.0 © 2001-2008 The XOOPS Project  |  theme by 7dana.com